jueves, 7 de octubre de 2010

ERNEST DALE


PLANTEAMIENTO DEL PROBLEMA
Ernest Dale, economista alemán quien influenciado por los acontecimientos socio-económicos del siglo XX desarrollo el método empírico en la administración; mismo que sugiere que los conocimientos adquiridos a través del tiempo, es decir, en el ejercicio cotidiano permite un mejor dominio de las circunstancias adversas, lo que conlleva a la toma de decisiones basada en las experiencias vividas en el ejercicio de la administración.
Por ello, es preponderante cuestionar ¿Cuáles fueron los aspectos socio-económicos, históricos que influenciaron a Ernest Dale para sustentar su método?

OBJETIVO
Analizar los aspectos políticos, tecnológicos, sociales y culturales que influyeron en el siglo XX en Ernest Dale y dentro del método empírico.

OBJETIVOS ESPECIFICOS
·    Explorar sobre antecedentes familiares de Ernest Dale para describir que aspectos influyen en el desarrollo del método empírico.
·    Proporcionar de manera general como se comporto la economía y aspectos sociales en el siglo XX.
·    Identificar aspectos políticos que influyeron  en el desarrollo del método de Ernest Dale como son: presidentes, políticas del gobierno y también como era la economía y tecnología en los años de 1965 a 1985.
·    Describir los elementos políticos, económicos, sociales, tecnológicos y antecedentes familiares que tuvieron influencia en Ernest Dale para el desarrollo del método empírico.

JUSTIFICACIÓN
Mostrar el contexto sociológico, económico, político, tecnológico y familiar en la época, que sustento el método empírico; ya que todos estos elementos tienen importancia en el desarrollo personal y profesional de cualquier individuo y dirigiéndonos en Ernest Dale, se dice que entorno era el mismo para todos los intelectuales de esa época pero los factores influyeron de diferente manera y por tanto sus creaciones fueron diferentes, también es importante conocer los paradigmas a los cuales se tuvo que enfrentar para amparar su método sobre el de los demás y si realmente la experiencia es el aspecto central del método empírico que se desarrollo en el siglo XX y las adaptaciones que enfrento a lo largo de sus investigaciones y el momento de que definió lo que para él es el método empírico.

MARCO TEÓRICO
La administración, como toda actividad humana, ha sufrido cambios importantes en su significado y funciones. Con los romanos se le concebía como el servicio que una persona le hacía a otra; de ahí, el significado de la palabra de acuerdo a su etimología: ad: dirección, y minister: subordinación u obediencia. En la actualidad, sin embargo, el principal objetivo de la administración es interpretar los objetivos perseguidos por la empresa y/o negocio y transformarlos en acciones a través de la planeación, la organización, la dirección y el control de todas las actividades realizadas en las áreas y niveles que la integren (Adalberto, 1999). Y aquí existe una cuestión muy importante que no podemos perder de vista, ¿cuáles son las condiciones históricas, sociales, políticas y económicas que permitieron esta concepción de la administración? Sin duda, un recuento por la historia de esta disciplina sería muy revelador al respecto, pero también muy amplio y corremos el riesgo de perdernos entre tanta información. Debido a lo anterior, coincidimos en que si bien el mundo occidental, del cual somos herederos y formamos parte, tiene su origen hace varias centurias, el siglo XX es el que más ha determinado a la administración y a nosotros mismos (somos productos históricos), por ello nos proponemos hacer, aunque breve, un recorrido por él.
Los historiadores reflexionan sobre dos tipos de tiempos: uno cronológico y otro histórico. En el primer caso, por ejemplo, el siglo XX comprendería de 1900 hasta 1999 o el año 2000; sin embargo, desde la segunda perspectiva, el siglo pasado iniciaría con la Primera Guerra Mundial, en 1914, y terminaría con la caída del Bloque Socialista, en 1992. Es un siglo corto pero complejo y, en muchos sentidos, contradictorio.
Iniciemos, pues, con el primer hecho significativo a escala mundial: la “Gran Guerra”, nombre que recibió la primera conflagración que involucró a todos los continentes. Hasta antes de este acontecimiento, las guerras se reducían al enfrentamiento entre dos países, claro a veces con el apoyo de algunos otros, pero siempre contenidas a un espacio. Existieron varias razones para que la guerra se desarrollara en varios frentes, pero entre los pirncipales podemos mencionar los siguientes: el imperialismo (que se traduce en la lucha de las potencias europeas, principalmente Alemania, por tomar la delantera en la carrera expansionista), el nacionalismo (experimentado por varias regiones, pero en especial por la zona conocida como balcánica), la carrera armamentística, a la cual se le invirtió mucho dinero y esfuerzo en varios países, y el sistema de alianzas políticas entre varios paises.
La muerte del archiduque Francisco Fernando, en 1914, fue sólo un pretexto usado por Alemania quien alentó al Imperio Austro-Húngaro a declararle la guerra a Serbia (de donde habría surgido el complot que llevó al asesinato del noble austríaco) y evitar así su desintegración. Brevemente, se sucedieron varias declaraciones de guerra: Alemania contra Rusia, Italia contra Serbia, Francia y Gran Bretaña contra Alemania, etcétera. Esta situación llevó a dividir a los contendientes en dos bandos: la Triple Alianza, formada por Alemania, Austria-Hungría e Italia, y la Triple Entente, integrada por Francia, Gran Bretaña y Rusia. Con el desarrollo del conflicto, hubo varios cambios significativos: Italia se cambió de bando, Rusia sale de la guerra y Estados Unidos se incorpora, en 1917, para definir al bando vencedor y su surgimiento como máxima potencia mundial una vez concluida la guerra.
Como no podía haber sido de otro modo, el fin del primer enfrentamiento bélico trajo consigo destrución, muerte y una economía muy débil en los paises contendientes. Los años veintes, conocidos como los “fabulosos veinte”, significaron un bonanza para la economía mundial, ya para entonces muy dependiente de lo que aconteciera en Estados Unidos. La industria creció y se diversificó para atender a las nuevas necesidades de los consumidores, y poco a poco la administración profesional se fue haciendo cada vez más necesaria.
Lamentablemente, la enorme especulación en 1929 desencadenó la que hasta entonces había sido la peor crisis económica en el mundo. Los estadounidenses tuvieron que repatriar los capitales invertidos fuera de su país, perjudicando de manera muy profunda a las economías europeas, principalmente.
El gran crack significó para muchos contemporáneos la crisis del sistema capitalista que, en la década de 1930, compitió con el comunismo soviético y los regímenes totalitarios, como el fascismo italiano y el nazismo alemán, como sistema político-económico. En un comienzo, Estados Unidos fortaleció estos movimientos, destacando la inversión a Alemania, pensando en que los germanos atacarían a los rusos y destruirían la influencia socialista que desde Moscú se irradiaba a otras partes del mundo y ponían en relativo peligro al sistema capitalista.
La Segunda Guerra Mundial significó en muchos sentidos la continuación de los problemas que originaron la Primera, pero ahora con algunos nuevos elementos (por su magnitud, y no por su novedad per se) como el antisemitismo, llevado a una escala sin precedentes por Hitler y sus seguidores. A semejanza de la primera guerra, en ésta las naciones que participaron en su desarrollo se organizaron en dos bandos: El Eje Berlín-Roma-Tokio, y Los Aliados, integrados por Francia, Gran Bretaña, Estados Unidos y la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS). Las bombas atómicas arrojadas por la potencia americana a las ciudades japonesas de Hiroshima y Nagazaki significaron el preludio del fin de la guerra.
A partir de ese momento, el mundo de dividirá en dos bloques basados en la ideología política y económica de los Estados-Nacionales: el bloque occidental (o capitalista), que tuvo como principal representante a Estados Unidos, se extendía a Europa Occidental, la mayoría de los países americanos y las naciones anglosajonas de Nueva Zelanda y Australia; por su parte, el bloque oriental (o socialista), presentó a la URSS como su líder natural, y su influencia se hacía sentir en Europa del Este, algunos países del norte de África, Medio y Extremo Oriente. Este periodo histórico se conoce como “Guerra Fría” porque lo irreconciliable de las posturas desarrolladas llevaron a sus máximos representantes a intentar resolver sus conflictos de manera violenta, pero fuera de sus fronteras, de esta manera es posible explicar los conflictos de: Corea, Vietnam, Cuba, Israel y Afganistán.
Este recorrido no estaría completo si no se mencionara el fin de la Guerra Fría por el desmantelamiento del socialismo real entre 1989, con la caída del Muro de Berlín, y 1992, con la desintegración de la URSS. Por supuesto, este proceso no puede explicarse sin la llegada al poder en el país socialista de Mijail Gorbachov. Este líder político desarrolló su gobierno con base en dos posiciones: la Glásnot y la Perestroika, la primera dirigida a mejorar la cuestión política a través la eliminación de las fuerzas totalitarias que habían caracterizado a ese país, y la segunda a abrir la economía, a algo que se llamó “socialismo de mercado”.
Con el fin de la bipolaridad inició una nueva etapa: la unipolaridad, caracterizada por el poder hegemónico de los Estados Unidos de América. Esta fase duró aproximadamente una década. En la actualidad, algunos economistas y analistas políticos han coincidido en que ya no existe el poder absoluto de una sola nación. El fortalecimiento de China, India, Rusia y Brasil ha provocado una nueva geografía política, y se han agregado a las potencias clásicas y/o históricas.
La administración en los siglos XX y XXI se ha alimentado de los procesos históricos, y se ha convertido determinante en el progreso económico y, por tanto, en modeladora de nuestra sociedad. La administración se torna indispensable en el manejo de cualquier tipo de empresa u organización dando como resultado las diferentes clases de administración, ya que a través de la misma se logra la obtención de eficiencia, la optimización de los recursos y la simplificación del trabajo (Claude, 1992).
En este lapso se han creado varias teorías que han favorecido la consolidación de la administración. A principios de este siglo surge la administración científica, siendo Frederick Winslow Taylor su iniciador; de ahí en adelante, han existido varios autores dedicados al estudio de esta disciplina aportando diferentes teorías.
Otro autor muy importante en la administración del siglo XX fue Ernest Dale, quien desarrolló el método empírico en la administración, influenciado por aspectos económicos, políticos, sociológicos e históricos de los cuales fue testigo. A continuación, se presentan  algunas reflexiones sobre varios temas económicos y sociológicos que influenciaron en Dale.
La economía, esa ciencia que Karl Marx definió como aquella que “estudia los sistemas económicos, las relaciones de producción, las leyes que rigen la producción, circulación, distribución y consumos de bienes y servicios”, o, según Paul Samuelson,  “Ciencia que estudia la forma en que el hombre utiliza recursos escasos para obtener distintos productos y distribuirlos entre los miembros de la sociedad para su consumo”, sufrió varios cambios en su trayectoria por el siglo pasado.
Sin duda, existen cuando menos en el mundo occidental tres formas en las que se llevó a cabo la economía en los países en el siglo pasado. Una sería el liberalismo, que tuvo como principal característica el dominio del mercado pero, digamos, de una manera un tanto limitada por la lentitud con la que se desarrollaron, en comparación con la actualidad, los medios de transportes y comunicación. La segunda opción fue el propuesto por Keynes: Estado Benefactor; con esta posición se intentó fortalecer al Estado-Nación en la dirección de la economía y ofrecer a los trabajadores mejores condiciones de vida para evitar se inclinaran por la propuesta socialista. Esta opción se agotó en la década de los ochentas, con el ascenso al poder de Ronald Reagan, en Estados Unidos, y Margaret Tacher, en Gran Bretaña, representantes de la derecha económica y social. A partir de ese momento, se inició una el Neoliberalismo, dirigido a “adelgazar” la figura del Estado como agente económico, al ceder sus responsabilidades a la iniciativa privada. En este caso, tal parece, el Gobierno tiene la función de actuar a favor de las empresas.
En el sentido sociológico también existieron varios cambios importantes. Se pasó de las teorías clásicas, como el Positivismo, el Marxismo y el Estructural-Funcionalismo, que entendían al individuo como un ente pasivo o totalmente determinado por las estructuras, a posiciones, como la Teoría Comprensiva de Max Weber, más interesadas en explicar porqué los sujetos se comportan en la forma en que lo hacen. Sin embargo, un momento determinante en la reflexión sobre el individuo fue la Escuela de Frankfurt o Teoría Crítica, la cual se presenta en dos fases: en la primera sus representantes fueron: Horkheimer, Adorno y Marcuse, y en la segunda, Habermas. Uno de los puntos que comparten estos cuatro autores fue la influencia de los mass media entre los sujetos que conforman la sociedad. Los primeros tres coinciden, teniendo como base su experiencia con el nazismo, en que los medios de comunicación son una influencia negativa para las personas, debido, principalmente, a que las convierten en agentes pasivos, acríticos, estandarizados y consumistas; por su parte, Habermas considera que los medios pueden tener una doble función: una opresora y una liberadora.

ESCUELA DE LA ADMINISTRACIÓN EMPÍRICA
Esta corriente postula que las tareas administrativas deben ser ejecutadas y consideradas en la forma sugerida por el pasado reciente, la costumbre o la tradición. Sus principales representantes son Peter F. Drucker, Ernest Dale y Lawence Appley, quienes realizaron estudios basados en experiencias prácticas, en los que destacaron casi todos sus fundamentos teóricos. Se administra sobre causas, corrigiendo errores, los principios son empíricos y no realiza ningún esfuerzo por explorar nuevos senderos e intentar algo diferente. Se practican sistemas de otras organizaciones y se comparan eventos administrativos pasados, con los actuales y futuros. La principal desventaja de esta escuela es que los resultados que se obtienen, en ocasiones son mediocres, ya que lo que es conveniente para una organización no siempre lo es para otra, y la aplicación y comparación de eventos del pasado es dudosa. Además permanece al margen de todos los avances de la administración y de las ciencias auxiliares de la misma. Un ejemplo claro de esta teoría es el libro de Ernest Dale “Los grandes organizadores”, en donde analiza la gestión administrativa en grandes transnacionales como General Motors.
La administración informal o empírica es llevar a cabo el manejo de la empresa con base en lo aprendido en el transcurso del tiempo en el que se ha tenido un negocio, así como con  base a apreciaciones y experiencia.
Esta corriente niega el carácter técnico de la administración, es decir, que pueda sujetarse a reglas. Como por largos siglos se vinculaba el éxito administrativo a las cualidades personales, se llegó a pensar que el administrador, aun el que actualmente dirige grandes negocios, se forma sólo a base de la experiencia, o por medio de otras profesiones. Considera esta corriente que no hay reglas que se apliquen en forma siempre igual, sino que cada caso es diferente y, por lo mismo las reglas aducidas no tienen validez.
Es cierto que las reglas administrativas no se formulan deductivamente, sino sobre la base de la experiencia de los administradores. Pero es posible sistematizar esas soluciones, encontrando los principios y las normas generales que las preceden. Por eso, como dice Urwick, la diferencia entre la pura experiencia y la técnica administrativa, siempre será que el práctico trabaja bien con el caso concreto que conoce, pero tan pronto como cambien sus supuestos, o no puede resolverlo o no lo hace con la prontitud de quien puede elevarse a la normal general.
Es cierto además que la pura teoría no basta para ser buen administrador, pero esto ocurre con cualquier profesión. También lo es que no hay una sola regla para cada caso; sino que en cada uno deben tienen que aplicarse, combinándola, diversas reglas, y es precisamente el papel de la experiencia, el ayudar a adaptar, combinar, la aplicación de las mismas.
Lo esencial de su teoría descansa en considerar que la administración es substancialmente un análisis de la experiencia, que en ocasiones permite delinear ciertas generalizaciones, pero que de suyo es más bien un mero medio de transmitir dicha experiencia a quienes la estudian, estimando por consiguiente de ninguno, o de escaso valor, a los principios que puedan enunciarse, aunque no es extraño que los autores de esta escuela formularan criterios y generalizaciones.
Esta posición se esfuerza principalmente en afinar y dar algún toque personal al proceso de investigación señalando:
a)    Que se deben seleccionar, describir  y analizar los hechos en la forma más objetiva posible.
b)    En segundo lugar deben tratar de explicarse, ya que no siempre hablan por sí solos.
c)    En tercer lugar deben inducirse algunas generalizaciones, que sirvan para guiar la conducta del administrador.
Esta escuela tiene el mérito de haber destacado que la administración se formó,  como toda técnica, de manera esencialmente inductiva, y no a priori, y que en su enseñanza y aplicación, tiene que combinarse conocimientos y experiencias.  El punto de partida de estos criterios empiristas descansa en un hecho absolutamente cierto: que el problema más inmediato, repetitivo, y trascendental del administrador es la toma de decisiones.
ERNEST DALE
Ernesto Dale nació en Hamburgo, Alemania, en 1917. Como economista obtuvo dos títulos: uno en la Universidad de Cambridge, a finales de 1930, otro en la Universidad de Yale, en Estados Unidos. Laboralmente, enseñó en After teaching at Columbia and Cornell, he joined Penn as professor of management in 1964.Columbia y Cornell. Murió a la edad de 79 años, el 16 de agosto de 1996, en Manhattan, Nueva York, debido a un aneurisma cerebral.
Fue autor de una docena de libros, incluido Administración: Teoría y Práctica, para cuya redacción ganó los premios Newcomen y McKinsey; varias de sus obras se han publicado en media docena de idiomas. He was also consultant to IBM, DuPont, Renault, Olivetti, Unilever and other giant corporations, and a director at Upjohn and the Tolstoy Foundation.También fue consultor de IBM, DuPont, Renault, Olivetti, Unilever y otras grandes corporaciones, y director de Upjohn y la Fundación Tolstoi.
Con frecuencia entrevistado por la prensa de negocios y el comercio mismo, que se destacó por sus propias técnicas de investigación, como la parlaying de entrevistas que dieron lugar a la recuperación de documentos perdidos que arrojan nueva luz sobre el enfoque del grupo pionero en DuPont.

CARACTERÍSTICAS DEL MÉTODO EMPÍRICO DE DALE:
§  Es un método fáctico: se ocupa de los hechos que realmente acontecen
§  Se vale de la verificación empírica: no pone a prueba las hipótesis mediante el mero sentido común o el dogmatismo filosófico o religioso, sino mediante una cuidadosa contrastación por medio de la percepción.
§  Es auto correctivo y progresivo.  La ciencia se construye a partir de la superación gradual de sus errores. No considera sus conclusiones infalibles o finales.
§  Muestra: El muestreo es un parte importante del método analítico ya que si se toma mal la muestra los resultados serian erróneos o inservibles
Existen variadas maneras de formalizar los pasos de este método. De entre ellas destacamos:
§  Forma convencional:
Identificación de un problema de investigación.
Formulación de hipótesis.
Resultados.
Entre los Métodos Empíricos se encuentran:
§  Experimental: Es el más complejo y eficaz de los métodos empíricos, por lo que a veces se utiliza erróneamente como sinónimo de método empírico.
Método de la observación científica: Fue el primer método utilizado por los científicos y en la actualidad continua siendo su instrumento universal.
Método de la medición: Es el método empírico que se desarrolla con el objetivo de obtener información numérica acerca de una propiedad o cualidad del objeto, proceso o fenómeno, donde se comparan magnitudes medibles conocidas.


REFERENCIAS
Acevedo, C. A. Historia Universal Contemporánea.
Adalberto, C. (1999).
Alfonsin, R. (1999). Historia Universal.
Breviarios. (1990). Historia Mundial de 1914 a 1968. México: Thompson.
Cabrera, M. (1991). Europa en Crisis 1919-1939. Madrir.
Cameron, R., Neal, L., & Coll, M. Á. Historia Económica Mundial.
Claude, G. S. (1992). HISTORIA DEL PENSAMIENTO ADMINISTRATIVO. México: Editorial Pretice Hall.
Dale, E. (1960). Gestión, Teoría y Práctica.
Dale, E. (1960). Las Grandes Organizaciones .
Decenzo, D. A., & Robbins, S. Fundamentos de la Administración. Pearson Education.
Fayol, H., & W, T. PRINCIPIOS DE LA ADMINISTRACIÓN CIENTIFICA. Herrero Hermanos S.A. MÉXICO.
G., M. D. (1975). Historia de la sociología II. Madrid: Guadarrama.
Gonzalez, A. M. Economía Política de la Globalización. Tablas.
Gutiérrez, C. A. Administración y calidad . Limusa.
Hosbawm, E. Historia de siglo XX:1914-1991.
James, V. H., & Wachowitz, P. (2002). Fundamentos de la administración . México: Pearson.
leej, K., & Ritzman, L. P. Administración de operaciones, estrategias y análisis.
Leon, A. E. (1996). La historia contemporánea. Madrid.
López, J. C. Dirección Financiera.
Mi historia Universal . (1962). trillas.
Ponce, A. R. (2005). Administración de empresas 2 teoría y práctica. limusa.
R., M. R. (2005). Metodología de la investigación .
Robbins, S. P. Administration. Madrid: Pearson.
Saldívar, C. (1998). La Globalización en Crisis.
Schoeck, H. (1977). Historia de la Sociologia I. Barcelona: Herder.
Schoeck, H. (1977). Historia de la Sociología II. Barcelona: Herder.
Starke, L. (2003). La Situación del Mundo.
Stoner, J. A., & Gilbert, D. Adiministración.
Suárez, C. (2005). Administración de empresas . México: Limusa.
The New York Times. (septiembre de 1996). Recuperado el octubre de 2010, de www.nytimes.com
upenn. (s.f.). Recuperado el octubre de 2010, de www.upenn.edu
Dobb Maurice(1938) Introducción a la economía. México-Buenos Aires

1 comentarios:

Eduard Perez dijo...

Información muy interesante y nutrida...Gracias por el aporte.

Publicar un comentario en la entrada